martes, 15 de marzo de 2016

Ciudad Bolívar 1901

Antonio Liccioni
1901 comenzó en Ciudad Bolívar con un flamante diario vespertino: “El Anunciador” dirigido por Agustín Suegart acompañado de sus hijos Jorge y Edmundo y desde el hogar por su esposa Hortensia Ferrrer. Se veía que las instituciones comenzaban a renovarse con la llegada de un nuevo tiempo.  Así, el Colegio de Abogado estrenaba al doctor Luis  Antonio  Natera Riccci en calidad de Presidente y también Presidente Municipal.  El Obispo Antonio María Durán designaba  Deán de la Catedral al sacerdote Adrián María Gómez.  La Corte Suprema del Estado confería el título de Abogado de la República a Federico Calderón y como las Fiestas de Carnaval se avecinaban, el Prefecto del Distrito nombraba  como Presidente de la Junta organizadora a J. A. Barroeta  Briceño, mientras el Concejo Municipal, preocupado por el estado de los inmueble que servían de asiento a los Hospitales  de hombres y mujeres,  encomendaba con carácter de comisión a Antonio Liccioni, Brígido Natera, Rómulo G. Natera, Antonio M. Delgado y G- Bernewitz  un informe sobre el inmueble del Hospital La Cruz decretado por el ex Gobernador Juan Bautista Dalla Costa y construido por el ingeniero polaco, Alberto Lutowski, quien no pudo terminarlo por haber muerto a causa de fiebre Amarilla y el cual estaba siendo ocupado por el Ejército  El ingeniero mientras permaneció en ciudad Bolívar, fue aprovechado por el Rector del Colegio Federal para dictar algunas cátedras en la Universidad que  luego de haber sido cerrada, el gobierno de Cipriano Castro cedió a la demanda de los bolivarenses y decretó el 11 de marzo de 1901  su reapertura reinstalando las clases de ciencias políticas y ciencias médicas, también la escuela de minas.  Asimismo decidió que los cursantes podían  optar el título de doctor en el mismo colegio o en cualquiera de las Universidades del país.  Estábamos ante un gobierno de facto, por eso, CVastro nombró ejecutivamenter al general Julio Sarría Hurtado Presidente del Estado Bolívar,  con un presupuesto de 17 mil bolívares (12 mil bolívares que era el situado constitucional y  5000 los impuestos). Gobernador del Yuruari, al Gral,  Manuel Silva Medina, quien sustituyó al General Santiago Rodil, muerto de cinco disparos posteriormente  por agavillamiento   El Jefe civil en Ciudad Bolívar era Adolfo Quintero, quien prohibió la caza de la Garza Paleta en la Laguna de la Calle El Porvenir.
A fin de legitimar su Gobierno, Cipriano Castro, decidió convocar a una Asamblea Constituyente a objeto de reformar la Constitución y reducir la autonomía a los Estados al mismo tiempo que elevar a seis años el período presidencial. 
Al efecto, los Jefes civiles y militares de los Estados procedieron conforme a un reglamento electoral previo a organizar al pueblo para le elección del Presidente y cuerpos deliberantes. Los Concejos Municipales en la ocasión eligieron para la Asamblea Legislativa del Estado Bolívar, por Heres  a  José Tadeo Ochoa y Antonio Bello.  Por Cedeño a los Generales Manuel González Gil y Emilio César Santodomingo.  Por el distrito Sucre a  Policarpo Espejo  y Timoteo Carvajal y por el distrito Piar: Agustín Suegart y Rafael Acevedo.  La Legislatura se instaló  el 3 de junio y eligió  a José Tadeo Ochoa como Presidente y vicepresidentes: Miguel Acevedo y Timoteo Carvajal,  primera década, toda vez que las directivas tenían un período de duración de diez días.  En la segunda década la presidió el general Fernando Calzadilla y Vicepresidentes: Dr. Luciano Mendible y Gral. Luis Alfaro Tiberio. La Asamblea Legislativa dentro de su actividad  reformó la Constitución del Estado  el 15 de junio,  y redujo a tres años el período del Gobernador, evitando su reelección.  Ese mismo día se anunció la muerte de Don Antonio Liccioni, fundador de El Callao.  El Ejecutivo decretó duelo público por dos días y  el sepelio se detuvo como era tradición en la Plaza Miranda donde dieron las gracias Domingo María Battistini y  Carlos Machado.  Este último  recordó la gran ayuda que prestó Liccioni a Dalla Costa para construir el edificio que sería asiento del Hospital La Cruz.  Poco después, 13 de agosto morirá  Carlos Machado, quien era Vicerrector del Colegio Federal y catedrático  del idioma Castellano  y Literatura.
Los bolivarenses celebraron el decreto de la reapertura de los estudios universitarios, sobre todos lo celebraron los admiradores del gran poeta José Antonio Perez Bonalde, autor de “Vuelta a la patria”.  Estos se reunieron para fundar una Sociedad con ese nombre cuya directiva integraron   Pero F. Escalona, quien la presidía;  J. A. Agosto Méndez,  Juan Bautista Araujo y Ernesto Sifontes, personajes que según los chismes,  religiosamente se cortaban el pelo en la Barbería francesa de J. M. Casteliani, que ocupaba en la calle Miscelánea la antigua oficina de la Compañía Minera de El Callao, y en la Barbería  “La Guayanesa” de Antonio Rodríguez en la calle Orinoco, casa contigua al establecimiento de Tomasini y Chicarelli. En esas barberías convergían las noticias del día, entre ellas, la del 8 de junio  que informaba del hermano de Carlos Afanador Real, organista de la Catedral.  Su hermano José Afanador Real que luchaba en Colombia a favor de Los Liberales, fue hecho prisionero de guerra.
Mientras Afanador era capturado en Colombia, aquí en el Estado eran igualmente capturados  el general Celestino Peraza, su sobrino  Rómulo Manuit,  el teniente Ismael Ovalles y Felipe Bayola, dueño del rancho donde se escondía Peraza.  Todos ellos se habían alzado contra la Revolución Liberal  Restauradora del cabito Cipriano Castro.  Otro alzado fue Zoilo Vidal “Caribe Vidal” a quien perseguía muy de cerca en la zona de Cañaveral un “Campo Volante” del Gobierno. 
En1901, además del Colegio Federal Guayana que abarcaba los tres niveles de la Educación, existía para hembras el Colegio Nuestra Señora de las Nieves que ese año asumió como directora la Madre Carmen Castán en sustitución de la Madre Teresa Fernández, quien fue transferida a Maracaibo.
El Presidente del Estado, General Sarría Hurtado sentía debilidad por los Monumentos Públicos, seguramente pensando en él mismo por lo que tan pronto comenzó a ejercer el Poder en el Estado, decretó uno al prócer civil Juan Bautista Dalla Costa y para ello nombró una Junta promotora encabezada por Federico Carrasquel y otro para el prócer de la Guerra Federal, General Juan Crisóstomo Falcón en el Paseo que llevará su nombre desde entonces.  La estatua fue encargada a la casa especializada  de Julio Roverssi hijo.  Pero posteriormente los bolivarenses criticaron al Gobierno porque el busto del Mariscal que le birlaba el título al Gran Mariscal de Ayacucho, resultó  2 metros más alto que el pedestal.  Para la regia inauguración se nombró una Junta especial compuesta por  Fermín Bello, Matías Alfaro, quien morirá  el 29 de octubre de ese mismo año;  General Monagas y Carlos Machado. Y se instruyó a la Banda del Estado dirigida por  F-G.Grillet para que solemnizara el acto inaugural  e inaugurar un programa de retretas todos los jueves.  El Busto de Dalla Costa se inauguró el 5 de julio y el discurso de orden fue pronunciado por Hilario Machado.

Para recibir el año 1902, el Presidente del Estado Julio  Sarria Hurtado nombró una comisión de festividades que dispuso la Iluminación de las Plazas Bolívar, Falcón, Miranda y Talavera.  Retretas, fuegos artificiales, salvas de artillería, Te Deúm, Paseo Militar, banquetes populares, corridas de toros, música y fuegos artificiales en la Alameda, piñatas y cucañas para los muchachos.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada