viernes, 11 de marzo de 2016

Ciudad Bolívar 1900

Roberto Liccioni presidió los Carnavales en 1900

El Siglo XX arranca en Ciudad Bolívar cuando el Estado, y Venezuela en su totalidad, están bajo la Dictadura de Cipriano Castro, quien ha llegado al Poder el 21 de octubre de 1900 en alas de la llamada Revolución Restauradora.  Ya ha muerto, el año anterior, Antonio Guzmán Blanco.  El fallo del tribunal de París ha determinado la pérdida para Venezuela de la Guayana Esequiba y la población Venezolana apenas ascendía a 2.325.000 habitantes, de los cuales casi 13 mil  estaban en Ciudad Bolívar.  La deuda venezolana ascendía a 189 millones de bolívares y los capitalistas caraqueños van a la Cárcel por negarse a hacerle un empréstito al gobierno, pero no obstante, Ciudad Bolívar celebra con orgullo que uno de sus hijos, Hilario Machado Guerra, había podido dar un concierto de piano en el Instituto Nacional de Bellas Artes de Caracas. 
El hijo de su homónimo Hilario Machado y Amelia Guerra empezó a tocar el piano a la edad de catorce. Su primer profesor de piano fue el maestro José Mármol y Muñoz. Hizo estudios superiores de piano en el Conservatorio de Frankfurt, Alemania (1886-1891). Presentó su primer concierto en el Teatro Municipal de Caracas antes de presentarse en el Instituto Nacional de Bellas Artes de Caracas y más tarde sus paisanos lo verán como  Jurado del concurso que escogió la música para el himno del estado Bolívar.
En 1900 era  importante lo colonia alemana proveniente de Hamburgo en Ciudad Bolívar y el doctor JBT Siegert había dejado aquí varios parientes, entre ellos, a Guillermo Eugenio Monch que ofrecía el “Amargo de Ciudad Bolívar” a falta del tradicional “Amargo de Angostura”  que los hijos herederos del médico se llevaron a la vecina isla de Trinidad.  El “Amargo de Ciudad Bolívar” elaborado con una fórmula parecida pero no igual. Lo ofrecía Guillermo Eugenio como “gran específico para fortalecer los órganos de la digestión, preparado sólo con vegetales principalmente indígenas”
Lo vendían las  Boticas, la Alemana, la Vargas y El Águila que existían para el momento.  La Vargas despachaba en el inmueble de esquina ubicado entre las calles Venezuela y Dalla Costa y que en la actualidad pertenece a Romeo Aziz.  Por cierto, que al lado de la Botica Alemana se había mudado ese año la Platería de Hans von Büren que trabajaba con materia prima procedente de la compañía Minera Colombia que explotaba las minas auríferas de El Callao y también con productos importados de la Casa Pajot de Paris, como brazaletes, alfileres para corbatas, prendedores, porta abanicos, sortijas, collares para medallas y zarcillos.
Nicolás Rolando Monteverde era el Jefe Civil y Militar del Estado designado ejecutivamente por Cipriano Castro, recién llegado al Poder luego de una incursión  militar  desde los Andes acompañado de  su compadre Juan Vicente Gómez y enarbolando la consigna de restauración del liberalismo.
Los habitantes de la Capital no llegaba a los 13 mil habitantes, pero  su gente muy laboriosa se enorgullecía de tener el puerto fluvial más importante del país.  Un movimiento mercantil de importación y exportación donde tenían los alemanes papel preponderante animados desde un Club convertido ese año en Cámara de Comercio presido por uno de ellos, L. Brockman.  Primer y segundo vicepresidentes, Merino Palazzi y Roberto Handerson.  Tesorero, José Frantuck.  Vocal, José Afanador y secretario Ignacio Machado Muñoz
La gran fiesta del año para los bolivarenses era el Carnaval que ese año estuvo muy lucido gracias al trabajo de la Junta Organizadora presidida por Pedro Liccioni e integrada por Luis Felipe lloverá Solano, Santos Palazzi,  M. Paschen, Alejando Agostini, Mariano Figarella, Manuel Plaza, Salomón Khazen, el Jefe civil y militar deñl distrito Heres,  Luis Guevara y secretario Rafael Marcano Natera.

A las fiestas se unió la Universidad de Guayana y el Obispo de la Diócesis, Antonio María Durand hizo un llamado para que las fiestas no fueran desbordadas y transcurrirán dentro de un ambiente de irreprochable alegría.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada